Alcanza la verdadera satisfacción propia

¡Todo un reto!,  pero esto es lo que dicen las filosofías védica y ayurvédica sobre como ser amable y encontrar la verdadera satisfacción propia mientras te enfrentas a la distracción, la competencia, los altibajos de la vida, y todo lo demás. 

El estado de inmersión total en cualquier actividad también puede ser una fuente oculta de placer y satisfacción, independientemente del resultado final, que convierte a todos los que juegan en ganadores. 

Desde la perspectiva védica, el verdadero significado de la competencia es la capacidad de mantener la calma dentro de ti mismo, independientemente de la distracción, la oposición o el obstáculo. Esto significa que, en última instancia, la competencia es con uno mismo.

¿Te imaginas manteniendo la misma calma mental que experimentas durante la meditación mientras te encuentras en una situación estresante o competitiva? A este estado se le llama en psicología “independencia de campo”.

Llamamos estar en un estado de independencia de campo, cuando estás tan absorto en lo que estás haciendo que no te afectan los obstáculos o distracciones dentro de tu campo de conciencia. Es una habilidad donde coexisten el estrés y la compostura interna. En este estado orientado al proceso, ganar no lo es todo, se trata de cómo juegas el juego.

Imagina que estás compitiendo con alguien mucho más experto que tú, pero estás divirtiéndote tanto y viviendo el proceso con tanto entusiasmo y alegría que a ti no te acompleja este hecho. Tanto es así, que puedes frustrar a tu oponente viéndote como disfrutas. Y muchas veces por ello no suele quedar claro quién es el ganador en esas situaciones.

Los beneficios de estar orientado al proceso de la acción 

Para ser independiente del campo, o lo que podemos llamar “resistente a la intemperie”, uno debe luchar con la diferencia que hay entre nuestro enfoque en el objetivo y nuestro enfoque en el proceso. 

Cuando tu mente está enfocada en lograr solo una meta, la felicidad o el éxito dependen de lograr esa meta. No alcanzar la meta a menudo se experimenta como un fracaso, más que como un peldaño de aprendizaje y superación para los obstáculos de nuestra vida.

En el Bhagavad Gita (capítulo 2, verso 56), se nos dice que debemos estar desapegados de la montaña rusa de dolor, placer, miedo e ira que es la vida. Los Vedas dejaron claro que la mejor versión de nosotros mismos, no solo sería estar independientes del campo, sino también independientes de nuestras emociones e incluso nuestro dolor.

De la misma manera que los niños se sienten desolados cuando les quitan sus juguetes, los adultos también se encuentran emocionalmente apegados a diversas formas de estimulación sensorial para su felicidad. Estar protegido contra la intemperie significa que, aunque venga un altibajo, y otro; y otro, estos no te desviarán de tu camino. 

De qué depende tu felicidad 

Cuando estamos felices porque suceden cosas buenas o destrozados cuando suceden cosas malas, nuestra felicidad depende de lo que sucede a nuestro alrededor. Cuando debería depender de la experiencia regular de alegría que reside dentro de todos nosotros. Esto no quiere decir que ignoremos sentimientos como la tristeza o la ira. 

Es natural tener estas emociones, y “protegernos de la intemperie” para nosotros es vivirlas sin estar apegados a ellas. El Ayurveda sugiere que mientras experimentamos los altibajos de la vida, siempre tengamos en mente de que esta experiencia que estamos viviendo no nos delimita y que ¡seguro!, también pasará.

¿Por qué la insatisfacción?  

El Bhagavad Gita dice que apegarse a los frutos de nuestras acciones es la forma más rápida de sentirse insatisfecho en la vida. No es ningún secreto que la mente y sus deseos son bastante insaciables y no ayudan a tener una mayor satisfacción propia.

La ciencia vincula nuestro apego a conseguir objetivos y estímulos externos a la adicción que tenemos a la química de recompensa que proporciona la dopamina.

Puede que tengamos antojos de dulces, patatas fritas, una copa, una casa nueva, que nos estemos obligando a trabajar demasiado, practiquemos yoga a diario o incluso que comamos una dieta extremadamente saludable. Pero la mayoría de nosotros caemos atrapados por una química de recompensa que siempre nos deja con ganas de más y nos aleja de nuestra satisfacción propia.

Lamentablemente, nuestra cultura ha monetizado estos deseos hasta tal punto que rara vez superamos la necesidad de ser satisfechos por el mundo externo, o lo que los Vedas llaman, “los frutos de nuestras acciones”. 

Dos características de la gente de éxito 

El Ayurveda es una ciencia diseñada para equilibrar la mente y el cuerpo con el fin de elevar nuestra conciencia. Por ello es difícil elegir una sola herramienta que pueda “impermeabilizarnos”.

La autoconsciencia es necesaria para dejar de perseguir fuentes externas de felicidad y alcanzar una verdadera satisfacción propia. Todos los campeones y la gente de éxito se caracterizan por dos señales: estar inmersos en el proceso y ser independientes del campo. 

La orientación al proceso dirige los sentidos hacia adentro, lo que nos permite sentir el poder de nuestro propio silencio. Cuanto más tranquilos estemos, más productivos podremos ser en la vida. Es fácil escuchar a la gente de éxito decir que cuando estaba en su mejor momento, se transportaba “más allá del tumulto del escenario o del campo de acción a un lugar de paz y calma total”. 

El Ayurveda emplea la dieta, el yoga, la respiración, el ejercicio, la meditación, los programas de desintoxicaciónlas técnicas de auto-indagación y otras herramientas más para tentarnos a mirar hacia adentro; y romper nuestras adicciones materiales y el miedo al fracaso. Con una satisfacción propia que no dependa de estas variables.

Cómo protegerse del sufrimiento y seguir siendo amable

La herramienta más sabia la encontramos en el libro The Master (siglo XX), escrito por Henry James. En el enumera las tres cosas más importantes de la vida: “La primera es ser amable. La segunda es ser amable y la tercera es ser amable”.

Creo que todo el mundo está de acuerdo en que ser amable es una virtud a la que todos deberíamos aspirar. Pero muchos de nosotros podemos preguntarnos si esa amabilidad general podría ser fácilmente aprovechada por otros. 

Una vez que las personas se den cuenta de que vas a ser amable en cualquier situación, pronto podrían tratarte como un felpudo. Estarías a la entera disposición de aquellos que tienen una propensión a manipular a los demás. Sin embargo desde la perspectiva védica, esto no es lo que sucede cuando eres amable.

Ser amable alarga los telómeros… alarga la vida 

En sánscrito, karuna es la palabra bondad y karuna alayum es la morada silenciosa de la bondad que reside en nuestros corazones. Este nivel de amabilidad no es artificial o algo que podamos fingir. Es un estado natural que ha demostrado mejorar numerosos parámetros de salud. Se ha demostrado que ser amable, o sáttvico, (que es otro término para la bondad amorosa) alarga los telómeros.

Los telómeros (extremos de los cromosomas de nuestro ADN) son una medida de la longevidad. Los telómeros estimulan las bacterias intestinales beneficiosas, aumentan la producción de la hormona de la longevidad (“la oxitocina”), e incluso cambian positivamente su código genético.

Dar a los demás sin expectativas tiene un efecto muy positivo en tu código genético y aumenta la satisfacción propia con un mismo. Esas personas con las que somos amables, a su vez, pueden experimentar en un nivel muy sutil, sí estás dando con sinceridad y de corazón; o si tienes algún deseo oculto de hacerlo. 

La gente que da siempre esperando algo a cambio por el contrario, acaba teniendo efectos negativos en su código genético.

El juego de la vida

El concepto védico de bondad también incluye una expresión natural y espontánea de alegría. La compasión, que es otra cualidad de la bondad, es necesaria para ser amable con los malvados. Requiere que entendamos por qué se han vuelto desagradables y respondamos con amabilidad. 

Alcanzar este nivel de autoconciencia en el que nos sentimos lo suficientemente seguros como para ser amables, es lo que los Vedas llaman “la gran batalla”. Es decir, la lucha entre el deseo de la mente de ser elogiado y recompensado y el deseo de nuestro corazón de elogiar y recompensar a los demás. Este es el juego de la vida.

Siempre es más fácil reaccionar a las situaciones de la misma manera que lo hemos hecho durante décadas. Pero a medida que elevamos nuestro nivel de conciencia, nos damos cuenta del poder que tenemos y la positiva energía que transmitimos cuando somos amables. Se produce una profunda satisfacción propia que surge del deseo de ser amables y ¡sin ninguna razón!.

Ni miedo al fracaso, ni desfallecer por el éxito

Estar completamente protegido contra la intemperie significa estar desapegado del resultado, lo que significa que no tienes miedo al fracaso y tampoco te desmayas por el éxito.

Una vez que demos ese salto de fe para ser amables, no solo seremos resistentes a la intemperie y no nos afectará el campo, sino que también nos infectaremos con un amor interminable de nuestra verdadera naturaleza: SER AMABLES.

Etiquetas
Últimos artículos
El detox para resetear el intestino y elevar la inmunidad 

El detox para resetear el intestino y elevar la inmunidad 

Hacerse un detox estacional no es ninguna tontería y más en la situación de crisis que vivimos ahora. [...]
Cómo evitar el bajón de la tarde

Cómo evitar el bajón de la tarde

En este artículo te contaremos cuales son las causas del cansancio durante el día y que herramientas ofrece el Ayurveda…
Ayurveda en la radiación electromagnética

Ayurveda en la radiación electromagnética

Fíjate cuántas redes inalámbricas está captando tu teléfono móvil en este momento y piensa en cuánta radiación electromagnética se necesita…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Iniciar sesión

¿No tienes cuenta premium?

Registro