Mitos sobre la meditación y como adentrarte en ella

Mitos sobre la meditación

Escrito por Margaret E O’Grady, profesora de Yoga Iyengar y de Meditation Trust. Traducido por Pilar Franco de Sarabia.

Después de 30 años de viajar por el mundo y explorar muchos tipos diferentes de yoga y meditación e incluso convertirme yo misma en una maestra cualificada de Yoga Iyengar, descubrí la Meditación Trascendental (MT). Ahora me doy cuenta de que todas las demás prácticas que he explorado a lo largo del camino han sido en preparación para la MT.

Esta técnica sin esfuerzo es la más profunda con la que me he encontrado hasta la fecha. De hecho, es tan fácil que cualquiera puede hacerla. Sin embargo, antes de que puedas comenzar a establecer una práctica diaria es necesario disipar ciertos mitos comunes sobre la meditación.

MITO 1: Una “buena” meditación es aquella en la que logramos controlar nuestros pensamientos

En la MT, no hay meditaciones buenas o malas. Mientras nos sentemos con la intención de pensar el mantra inocentemente, lo que suceda a continuación será útil. Cuando los nuevos estudiantes comparten que han tenido una buena meditación, generalmente quieren decir que han tenido una meditación más profunda o placentera y cuando se quejan de que han tenido una mala meditación, generalmente quieren decir que han tenido una meditación más superficial o menos placentera en la que han experimentado muchos pensamientos.

Como los pensamientos son una parte reconocida y valorada de la MT, no podemos considerar negativo el tener demasiados pensamientos cuando meditamos. Lo que hace que los pensamientos durante la meditación sean tan molestos es nuestra resistencia a ellos (Cuando le damos tanta importancia a algo le damos poder) y por eso creemos que no estamos meditando correctamente.

Maharishi Mahesh Yogi, quien trajo la MT a Occidente desde la India hace unos 60 años, solía decir, “cada pensamiento es una bendición”, porque los pensamientos son una señal de que se está liberando el estrés en el cuerpo. Tanto las meditaciones profundas como las superficiales son igualmente valoradas ya que las profundas permiten la liberación de tensiones profundamente arraigadas en nuestro cuerpo y las superficiales indican que esas tensiones están saliendo a la superficie, creando una actividad física que estimula los pensamientos.

Por lo tanto, la felicidad en la profundidad silenciosa de la mente y los pensamientos en la superficie resultantes de la liberación del estrés, son dos caras de la misma moneda. Como los pensamientos son una parte reconocida y valorada de la MT, no podemos considerar que es malo tener demasiados pensamientos cuando meditamos.

Quizás muchas personas tienen esta idea errónea de que debemos controlar nuestros pensamientos cuando meditamos porque muchas otras técnicas abogan por el control mental. La mayoría de las técnicas de concentración han sido desarrolladas por monjes que viven una vida solitaria apartados del mundo moderno, a diferencia de cualquiera que lea este blog, es decir, cualquier persona que se dedique a una actividad diaria e interactúe en esta sociedad cada vez más estimulante.

Las técnicas de concentración se utilizan para enfocar una mente activa en un punto como una vela, una estatua o una fotografía de un gurú. En MT, no intentamos enfocar o aquietar la mente y aunque estamos de acuerdo en que la mente es muy activa en la superficie, también reconocemos que ‘la mente activa’ es solo la mitad de la historia: también hay una profundidad silenciosa en la mente.

La razón por la que la mente está tan activa, pasando de un pensamiento a otro, es porque la mente está buscando una mayor felicidad. Si miro detrás de muchos pensamientos que he tenido, ya sea que haya estado pensando en un nuevo coche, ocurrencia del día, trabajo, relación o práctica espiritual, es porque mi mente está buscando un mayor disfrute, una mayor satisfacción, una mayor felicidad. A través de la práctica de la MT, he aprendido que los pensamientos que tengo durante la meditación son naturales y cuando no me resisto a ellos, la mente puede asentarse en estados más sutiles que se encuentran debajo de la superficie.

He experimentado, de primera mano que, si bien es cierto que la naturaleza de la mente es estar muy activa, también pertenece a la naturaleza de la mente trascender el pensamiento y asentarse en el silencio… siempre y cuando se le dé la oportunidad y el enfoque correcto. Por tanto, si queremos alcanzar una mayor felicidad, no necesitamos mirar muy lejos.  Simplemente tenemos que tomárnoslo con calma e inocentemente, descansar nuestra atención en el mantra correcto o en el sonido que nos da el instructor cualificado de Meditación Trascendental; y antes de que nos demos cuenta, estamos experimentando niveles de pensamiento más finos, mucho más encantadores que nuestros pensamientos a nivel superficial.

Y finalmente llegamos al nivel silencioso de la mente donde hay una felicidad infinita. Al principio, el proceso de entrar y salir de la trascendencia puede ser tan rápido que ni siquiera nos damos cuenta. Lo que notaremos son cualidades como la calma y la claridad que llevamos con nosotros a la actividad, que provienen de sumergirnos regularmente en ese silencio.

MITO 2: “El ejercicio es para el cuerpo, la meditación es para la mente”

Cuando comenzamos a practicar la MT, nos volvemos más sensibles y profundamente conscientes de la conexión cuerpo-mente. No solo experimentamos esta relación simbiótica cuando meditamos, también nos volvemos más sensibles a lo que nuestro cuerpo necesita incluso estando involucrados en la actividad.

Para explicar lo que está sucediendo debajo de la superficie y obtener estos resultados en actividad, necesitamos comprender ciertos aspectos de como funciona nuestro sistema nervioso, específicamente los sistemas nerviosos simpático y parasimpático.

[symple_box color=”green” fade_in=”false” float=”center” text_align=”left” width=””]Cuando comenzamos a practicar la MT, nos volvemos más sensibles y profundamente conscientes de la conexión entre la mente y el cuerpo.[/symple_box]

Podemos aprender mucho de nuestros antepasados ​​más primitivos sobre el sistema nervioso simpático, que es responsable de nuestra respuesta de “lucha o huida”. Confiaban en la respuesta de lucha o huida para sobrevivir, siendo perseguidos por depredadores de forma regular. Para prepararlos para luchar o huir se segregaba cortisol, epinefrina y otras hormonas que liberaban a su vez grasas y azúcares al torrente sanguíneo. Además se les tensaban los músculos, aumentando la frecuencia cardíaca; y la función ejecutiva del cerebro, la digestión, la función inmunológica y otros sistemas no urgentes quedaban en suspenso.

Todas estas funciones automáticas del cuerpo eran esenciales cuando existía a menudo un peligro real e inminente. A pesar de que el escenario para el ser humano hoy día sea muy distinto, la respuesta de lucha o huida es igual de activa en la actualidad… por ejemplo, cuando nos sentimos desafiados emocionalmente por objetivos que tenemos que alcanzar o la idea de que perderemos nuestros trabajos si no nos desempeñamos bien de forma constante en ellos.

Sin embargo, a diferencia de nuestros antepasados ​​que quemaron la mayoría de las hormonas nocivas mediante la actividad de luchar o huir, en nuestros trabajos sedentarios, estas hormonas tienden a quedarse en nuestros cuerpos y pueden causar una sobrecarga tóxica. Las grasas y azúcares que quedan en el torrente sanguíneo pueden obstruir las arterias y provocar enfermedades cardíacas. Todo el cuerpo puede permanecer desequilibrado, provocando una variedad de enfermedades mentales y físicas. Claramente, la función cerebral malsana no nos ayuda a desempeñarnos bien en el trabajo. Y si nuestros sistemas digestivo e inmunológico no funcionan bien, seremos susceptibles a las diversas enfermedades que circulan; es decir que en principio ¡no tendremos cuerpos sanos para poder trabajar!

La buena noticia es que el cuerpo tiene sus propias soluciones y el sistema nervioso parasimpático es responsable de nuestra respuesta de “descansar y digerir ” (a veces denominada “ quedarse y jugar ”) que ayuda a que nuestro cuerpo vuelva al equilibrio o la “ homeostasis ” después de los choques de lucha o huida.

Herbert Benson, M.D., de la Facultad de Medicina de Harvard, llamó a este descanso profundo “la respuesta de relajación” y realizó estudios que demostraron cómo la MT era incluso más eficaz que su propia técnica de relajación para provocar este estado de descanso profundo. En la actualidad, donde muchos nos hemos olvidado de cómo descansar, la homeostasis es cada vez más difícil de alcanzar. Nuestros antepasados ​​no tenían electricidad ni dispositivos electrónicos sonando todo el tiempo, ni las distracciones que esos aparatos provocan, así que cuando estaba oscuro, ¡era hora de dormir!.

En estos días, muchos de nosotros nos quedamos despiertos hasta tarde viendo la televisión o mirando nuestros ordenadores, móviles o dispositivos de mano, estimulando nuestro cerebro ¡¡ y luego nos preguntamos por qué no podemos dormir!!. Los estudios muestran que cuando practicamos la MT y trascendemos el pensamiento, la respiración se ralentiza y la ingesta de oxígeno disminuye y el descanso que obtenemos es el doble de profundo que en el sueño profundo.

Un ejemplo concreto de cómo la MT cura el cuerpo se encuentra en un estudio del 2013 realizado por la Asociación Estadounidense del Corazón, que muestra que la MT es la única técnica de meditación para reducir eficazmente la presión arterial.(1) Y todos los que practicamos la MT con regularidad sabemos por nuestra propia experiencia personal que cuanto más practicamos, más conscientes nos volvemos de nuestra conexión cuerpo-mente y de los hábitos que ya no nos sirven, por lo que muchas mejoras de salud ocurren espontáneamente.

Por ejemplo, nuestro sueño mejora ya que, naturalmente, queremos involucrarnos menos con la tecnología e irnos a la cama más temprano. Después de un tiempo de estar en sintonía con nuestra conexión mente-cuerpo, ¡incluso hay estudios que muestran que lo que ocurre en realidad, es que se invierte el proceso de envejecimiento!

Entonces, si bien es muy cierto que la MT descansa la mente y mejora el funcionamiento del cerebro, en realidad es la relajación profunda del cuerpo, provocada por la MT, lo que es clave para obtener una salud integral en general.

MITO 3: “Tienes que sentarte con las piernas cruzadas u otras posturas de yoga complicadas para meditar.”

Si bien el “arte de sentarse” es fundamental para muchas formas de yoga y meditación, sentarse con las piernas cruzadas o posturas de yoga más avanzadas como la postura del loto durante largos períodos de tiempo requiere esfuerzo y práctica.

En la MT, es importante que el cuerpo esté lo más relajado posible, por eso nos sentamos cómodamente. Para la mayoría de las personas, sentarse cómodamente significará sentarse en una silla de apoyo con los pies en el suelo, la espalda erguida y apoyada y las manos sueltas en nuestro regazo.

Preferiblemente no nos tumbamos ni nos sentamos en sillas o sofás que nos traguen y nos den ganas de dormir. En MT, la única regla es no hacer un esfuerzo, por lo que si sentarnos con las piernas cruzadas es más cómodo para nosotros, también está bien, siempre y cuando no estemos esforzándonos de ninguna manera. Si el cuerpo está cómodo, la mente tendrá la oportunidad de calmarse, siempre y cuando estemos en una postura que nos permita estar presentes y evite que nos durmamos.

 

Mito 4: “Necesitas tiempo para meditar, tiempo que la mayoría de las personas ocupadas no tienen”

La técnica de MT nos da más tiempo, no menos, porque obtenemos niveles profundos de descanso cuando nos sumergimos regularmente para alcanzar el nivel silencioso de la mente. Más oxígeno riega todo el cerebro; la función ejecutiva del cerebro, o corteza prefrontal, funciona con mayor eficacia; y los hemisferios derecho e izquierdo del cerebro trabajan en sintonía, para que tengamos más energía y creatividad.

Si te interesa este tema y quieres obtener más información sobre el dominio del hemisferio izquierdo y el beneficio de sincronizar los hemisferios, te recomendamos este video de la científica, Jill Bolte Taylor (profesora de Harvard) en una de sus charlas TED. que ha tenido experiencia de primera mano sobre cómo funcionan los hemisferios izquierdo y derecho. (2)

Cuando nuestro cerebro trabaja en conjunto, el viejo adagio “menos es más” se convierte en una realidad y podemos concentrarnos, priorizar tareas y ser más eficientes, efectivos y productivos a lo largo de nuestro día.

MITO 5: “Puedes aprender MT con un libro u online”

Aunque la MT es muy simple, también es muy sutil y delicada y, por lo tanto, no se puede aprender de manera efectiva en un libro, DVD o en línea.

Todos los estudiantes de MT tienen deberían tener a su disposición apoyo y orientación de por vida para garantizar que tengan:

  • el mantra correcto
  • comprensión de cómo usar su mantra, y
  • comprensión de cómo interpretar correctamente las experiencias que tienen durante la meditación.

La eficacia continua depende de la técnica y la instrucción experta de un maestro que esté profesionalmente cualificado, el cual haya meditado durante bastantes años y que haya realizado un programa de capacitación extenso y riguroso. Como se explicó anteriormente, la diferencia de la MT respecto a otras formas de meditación es que está se centra en liberar el estrés y lograr un equilibrio entre la mente y el cuerpo, o lo que viene a ser una salud holística.

 

Los meditadores cuando están liberando estrés puede que tengan dudas con la técnica,  necesitan el apoyo de un maestro para que se puedan hacer ajustes y chequeos de la MT de forma periódica. Cualquier intento de tomar un atajo hacia la comprensión de la MT terminará casi con certeza en una decepción… No existen píldoras mágicas para lograr ese estado de conciencia.

Porque la simplicidad de “no hacer nada” es contraria a todo lo demás que “hacemos” en nuestras vidas y es muy fácil malinterpretarla.

 

Una vez que se hayan disipado todos estos mitos, ¿ Te sientes listo para darle una oportunidad a la meditación? Aquellos de nosotros que nos hemos convertido en practicantes diarios de MT ya hemos transformado nuestras vidas y lo seguimos haciendo. Personalmente, puedo decir que me ayudó a atravesar el período más difícil de mi vida. ¿Qué tienes que perder?.

Etiquetas
Últimos artículos
La relación del Ayurveda con el pH del cuerpo

La relación del Ayurveda con el pH del cuerpo

A menudo se nos dice que debemos alcalinizar nuestros cuerpos para una salud óptima y, sin duda, la dieta moderna,…
La planta que rejuvenece la mente

La planta que rejuvenece la mente

En las antiguas escrituras ayurvédicas la planta Brahmi siempre se ha considerado como un rejuvenecedor del cerebro, siendo capaz de mejorar…
Ayurveda y Yoga para prevenir y superar la diabetes.

Ayurveda y Yoga para prevenir y superar la diabetes.

Maneja la diabetes naturalmenteProsperar con diabetes no es imposible, pero requiere su trabajo. La diabetes es una enfermedad muy personalizada…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Iniciar sesión

¿No tienes cuenta premium?

Registro