¿Qué podría resolver reducir el consumo de carne?

El consumo de carne es más nocivo para nuestro planeta de lo que imaginamos.
Una de las actividades que más cantidad de agua requiere es la producción de alimentos según los datos del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de Naciones Unidas (ONU-DAES): “los sectores agrícola y ganadero son los mayores consumidores de agua del planeta, llegando a gastar cerca del 70% del agua dulce extraída para el consumo humano”. Según la misma fuente, “para producir un kilo de arroz se necesitan unos 3.500 litros de agua, mientras que para un kilo de ternera unos 15.000 litros”.

Huella hídrica de los alimentos

¡Y es que para producir alimentos se requieren importantes cantidades de agua! Además, se calcula que para el año 2030 deberá producirse un 60% más de alimentos, con la consiguiente necesidad de disponer de agua potable. El reto que se plantea es llegar a producir los alimentos necesarios para todos con un empleo sostenible de agua. Según el Consejo Europeo de Información sobre la Alimentación (Eufic), hay cuatro grandes usos del agua en la producción de alimentos:

  • Producción primaria, como la agricultura o la ganadería.
  • Limpieza y saneamiento.
  • Como ingrediente o componente de un ingrediente.
  • Para los operadores de transformación, como calentamiento o refrigeración.

Para medir la cantidad de agua que se gasta para producir alimentos se utiliza el concepto “huella hídrica”, que se refiere al volumen de agua empleado en la producción. Y es que hay un tipo de agua que se usa de manera directa o indirecta para hacer un coche, unos zapatos o una manzana. Este tipo de agua se denomina “agua virtual”. Debe tenerse en cuenta que el agua que sale del grifo es solo una pequeña parte de la que se consume, ya que la mayoría sirve para cultivar los alimentos y engordar el ganado, así como fabricar numerosos objetos de uso cotidiano como ropa. En España, la huella hídrica “es de 2.325 metros cúbicos por año per cápita”.

Se calcula que el 92% de la huella hídrica está relacionado con lo que se come. La carne es el alimento que más agua precisa. Por ejemplo, se necesita mucha más cantidad de agua para producir 100 gramos de ternera que 100 gramos de patatas.

En 2012, con motivo de la celebración del Día Mundial del Agua, la fundación “We are water” presentaba la app “We eat water”,una herramienta que permite conocer la huella hídrica de los alimentos y de muchas recetas del mundo.

Ser vegetariano tiene la menor huella hídrica

Una dieta saludable y de baja huella hídrica contiene menos azúcar, menos aceites vegetales, menos carne y grasas animales, y más verduras y frutas.

Reemplazar la carne por una fuente de proteína VEGETAL o incluso pescado, como el salmón o las sardinas, que son muy bajos en mercurio y con poca huella hídrica, puede aumentar el ahorro de agua hasta en un 55%.

Durante miles de años, la carne fue un manjar y solo los ricos, ricos pero poco sanos, consumieron grandes cantidades de carne. La producción ganadera es el principal consumidor de agua con el mayor impacto en nuestros recursos naturales y ecosistemas. (1

Los estudios muestran que las dietas occidentales están plagadas de un consumo de carne excesivo. (2) Esto no solo sobrecarga nuestro suministro de agua, sino que también afecta negativamente nuestra huella de carbono (la totalidad de gases de efecto invernadero (GEI) emitidos), la tierra fértil disponible para el cultivo de alimentos y la cantidad de energía que consumimos. (1)

Con los países en desarrollo, incluso los no occidentales,  que ahora llevan un consumo de carne mayor que nunca, la ciencia lo tiene claro: ¡nos quedaremos sin agua limpia y tierra fértil para nuestros hijos!

Debemos asumir la responsabilidad y enviar el mensaje a los países en desarrollo de que el consumo excesivo de carne contribuye significativamente a la crisis mundial del agua, al mismo tiempo que se asocia con problemas de salud y longevidad comprometida.(4) (3)

Conclusión

En otras palabras, cambiar a una dieta saludable no solo es bueno para la salud humana, sino que también reduce sustancialmente el consumo de los recursos hídricos.

Si no puedes vivir sin carne en tu dieta diaria o en cada comida, comienza por reemplazarla lo más posible por pescado, frutos secos, semillas, legumbres, patés de legumbres, vegiburguers, o mantequillas de frutos secos, huevos, queso, yogur…

Es hora de que todos hagamos lo que podamos para reducir la carne que se consume y el agua que desperdiciamos.

En los últimos veinte años, ha surgido una nueva clase de contaminantes en forma de fármacos como los antibióticos y las hormonas que se emplean en la ganadería, que también suelen llegar a las fuentes hídricas y los ecosistemas, con riesgo para la salud.

De acuerdo con el estudio, la ganadería intensiva, con el consabido maltrato a los animales, contribuye sobre todo a la contaminación por ese tipo de residuos, así como por los excrementos de los animales y otras sustancias que acaban degradándose en el ambiente. Los cultivos, por su parte, están más relacionados con el uso de pesticidas y elementos químicos venenosos que pueden llegar hasta el agua.

Referencias:

Etiquetas
Últimos artículos
LA IMPORTANCIA DE LA C Y EL COLAGENO PARA REJUVENECER

LA IMPORTANCIA DE LA C Y EL COLAGENO PARA REJUVENECER

Índice del artículo: La clave de tu piel más joven Necesitas los 5 Tipos de colágenoCombinar micronutrientes para proteger a las células…
EMOCIONES, ESTRÉS, INTESTINO

EMOCIONES, ESTRÉS, INTESTINO

  ¿Puede la meditación favorecer la digestión y la salud intestinal?  Cómo el estrés afecta la digestión y la salud intestinal…
INVISIBLES, SILENCIOSAS Y PELIGROSAS

INVISIBLES, SILENCIOSAS Y PELIGROSAS

Son invisibles, silenciosas, traspasan paredes y nos rodean por todas partes…Parece una adivinanza pero ¿ya sabes de qué estamos hablando?…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Iniciar sesión

¿No tienes cuenta premium?

Registro